#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

¿Qué son los ETF?

Que son los ETF
| 8 abril, 2022
Compartir      

Los fondos cotizados son instrumentos sencillos y útiles a la hora de invertir por su diversificación y flexibilidad. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre qué son los ETF.

En el mundo financiero existen gran variedad de opciones en activos, productos y zonas geográficas para poder invertir nuestros ahorros según el perfil de riesgo (conservador, moderado o dinámico) y el objetivo de inversión del inversor. Existe una gran variedad de alternativas, desde las más arriesgadas y con mayor potencial de revalorización a largo plazo en renta variable (acciones de empresas cotizadas), hasta activos más seguros, pero con menos retornos, como es el caso de la renta fija (deuda pública y privada).

Una vez tengamos definida nuestra tolerancia al riesgo y clara nuestra meta que determinará el horizonte temporal, es decir, el tiempo que disponemos para alcanzar nuestro objetivo, es el momento de seleccionar dónde vamos a invertir nuestros ahorros, siempre es aconsejable hacerlo de la mano de profesionales de la inversión.

A continuación, te mostramos un instrumento para invertir tus ahorros: los fondos cotizados o ETF. Te contamos todas sus ventajas y todo lo que necesitas saber sobre ellos antes de decantarte por este producto financiero.

¿Qué es y cómo funciona un ETF?

Los fondos cotizados, más conocidos bajo el acrónimo ETF (Exchange Trade Funds) son productos de inversión híbridos, es decir, con ellos se combinan algunas ventajas de los fondos y de las acciones. Te permiten combinar en un único producto la diversificación que encontramos en los fondos de inversión junto con la flexibilidad que te ofrece la compra/venta en tiempo real como en una acción cotizada en Bolsa.

Teniendo esto claro, podemos decir que los ETF son fondos de inversión donde sus participaciones actúan como cestas de valores, es decir como en los fondos tradicionales, pero, además, estas se negocian y se liquidan diariamente, igual que ocurre en el caso de las acciones. Esto significa que pueden comprarse y venderse en cualquier momento que el mercado esté abierto.

Esto hace que se pueda saber con exactitud el coste total al que se va a obtener la participación en el mismo instante en el que se realice la compra del fondo ETF.

Diferencia con un fondo tradicional

Esta es la gran diferencia que lo distingue de los fondos de inversión tradicionales, mientras que los fondos cotizados se pueden comprar o vender en cualquier momento y conocer su valor a tiempo real, los fondos tradicionales definen su valor de mercado al cierre del día. 

Gestión pasiva

Pero sin duda, la principal diferencia está en el modelo de gestión. En los fondos cotizados se usa la gestión pasiva, mientras que en los fondos de gestión tradicional se emplea una gestión activa. Esto significa que los ETF compran acciones que componen un índice con la misma ponderación que este, por lo que el papel del gestor se ve más reducido.

Mientras tanto, en la inversión de gestión activa, el rol del gestor es mucho más dinámico y es el que aplica las distintas técnicas de inversión de análisis fundamental (value investing, growth investing, entre otras) para obtener mejores resultados que su índice de referencia.

Desventajas de un ETF frente a un fondo de inversión tradicional

Fiscalidad

A diferencia de un fondo de inversión de gestión activa, el tratamiento fiscal de los ETF es como de las acciones. Esto significa que es en el momento de venta o liquidación, cuando hay que tributar por las plusvalías generadas. Del mismo modo, la percepción de los dividendos también tendrá su retención fiscal en el momento de cobro.

En un fondo de inversión tradicional también hay que declarar los rendimientos obtenidos cuando se reembolsa, pero no cuando se venda para un traspaso. Este es el gran atractivo fiscal de este vehículo: no tributa cuando se produce un traspaso de un fondo a otro, es lo que se conoce como ausencia de peaje fiscal. Esta figura no existe en un ETF, por lo que si se quiere traspasar el capital de un fondo cotizado a otro se considerará como una venta.

Menos oportunidades

Otra de las desventajas de los fondos cotizados es que su diversificación es más limitada, ya que no es posible invertir en compañías que no están dentro de los índices a los que están referenciados.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.