#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

¿Qué es el análisis fundamental?

Análisis fundamental
Salud Financiera | 2 junio, 2021
Compartir      

¿Tienes dudas sobre qué es el análisis fundamental y para qué sirve? En Santalucía Asset Management te lo contamos todo acerca del método de nuestra filosofía de inversión.

En Santalucía Asset Management tenemos una filosofía de inversión sencilla, clara y predecible, que se concreta en buscar empresas de calidad con el fin de invertir a largo plazo a través del análisis fundamental. A continuación, os contamos en qué consiste y todo lo que necesitas saber sobre el análisis fundamental.

¿Qué es?

El análisis fundamental es una de las principales metodologías del análisis financiero y bursátil. Como objetivo principal tiene estudiar y analizar de forma exhaustiva diferentes parámetros de una compañía para identificar su valor intrínseco., es decir, su precio teórico o valor fundamental, su verdadero valor.  El cual no tiene porqué ser igual al precio de su cotización, ya que el precio de una acción es la cantidad de dinero que pagamos/nos pagan al comprar/vender un título de una compañía, mientras que el valor intrínseco representa el beneficio o utilidad que obtenemos al adquirir acciones de la compañía. Por lo que si el valor intrínseco es superior al precio de cotización suele ser señal de compra.

Lo que se analiza son parámetros como el balance, flujos de fondos, estado de los resultados, modelo de negocio, ventajas competitivas, trayectoria de los gestores, etc.

¿Para qué sirve el análisis fundamental?

Entrando de lleno en la utilidad del análisis fundamental, se puede decir que, a través del estudio riguroso de los datos y parámetros financieros se detectan compañías de calidad que tengan potencial de crecimiento a largo plazo, o compañías que estén infravaloradas por el mercado. Esta es una ventaja a la hora de invertir, porque con el conocimiento de los datos reales de una empresa se puede hacer una inversión más segura y fiable a largo plazo.

Una vez determinado su precio objetivo mediante el análisis fundamental se puede evaluar si es el momento adecuado para invertir.

Análisis fundamental: tipos

Como toda filosofía de inversión hay varias técnicas y distintos enfoques para poder llevar a cabo este análisis. Existen diferentes variables que afectan al valor de las compañías, como pueden ser las macroeconómicas o microeconómicas. En el caso de estas últimas, afectan de forma exclusiva a la empresa, mientras que las primeras influyen en cualquier tipo de compañía. Por esta razón podemos encontrar dos enfoques diferentes a la hora de evaluar una empresa: análisis ascendente y el análisis descendente.

Análisis ascendente

El análisis ascendente también es conocido como Método Bottom-Up. Esta técnica del análisis fundamental se basa en comenzar por el estudio de un valor específico e ir ampliando el foco hasta incluir en el análisis todos los elementos que influyen en el precio.

Se le denomina ascendente por ser un análisis de abajo a arriba, es decir, de lo particular a lo general. Por ello, investiga y se centra primero las variables microeconómicas y va ampliando el rango de estudio hasta llegar a las macroeconómicas.

Por norma general se suelen seguir estos pasos:

  • Escoger las compañías de calidad, con bajo nivel de deuda, con negocios crecientes y ventajas competitivas en su sector.
  • Elaborar un análisis exhaustivo de los sectores/industria en los que se compiten estas compañías.
  • Estudiar las circunstancias económicas de los países que afectan directamente a estas empresas.
  • Analizar de forma global la economía y la situación del mercado bursátil.

Análisis descendente

Por otro lado, el análisis descendente también se denomina Método Top-Down. Esta otra técnica del análisis fundamental consiste en comenzar realizando un estudio global del mercado para ir acotándolo, primero centrándose en una economía en concreto y avanzar terminando por realizar el análisis de una determinada compañía.

Este enfoque se califica como descendente por ir desde arriba hasta abajo. Al contrario que la anterior técnica, se estudia primero lo general para terminar con lo particular. Es decir, a través de esta investigación se tienen en cuenta las variables macroeconómicas para terminar cerrando el foco en las microeconómicas.

Esta técnica realiza los siguientes pasos por norma general:

  • Analizar de forma global la situación de la economía y del mercado bursátil.
  • Estudiar aquellos países con mayor atractivo para invertir.
  • En cada país, focalizar y detectar los sectores con mayor potencial de inversión.
  • Centrarse en aquellos sectores con mayor potencial y realizar un análisis en aquellos que sean más interesantes y que merezcan la pena invertir.

¿Cómo se valora una empresa?

Para valorar a las empresas, independientemente del tipo de enfoque que se elija, existen varios métodos, todos ellos son cuantitativos y se dedican a calcular el precio exacto de la compañía. Estos son los cuatro métodos principales:

  • Método basado en el balance: se calcula el valor de la compañía a través de evaluar su patrimonio.
  • Método basado en la cuenta de resultados.
  • Método basado en el fondo de comercio: se valora la compañía en función de los aspectos intangibles.
  • Método basado en el descuento de flujos de fondos: se busca determinar el valor de la compañía basándose en la estimación de los flujos de dinero que se originará en el futuro.

Ventajas del análisis fundamental

Tras conocer en qué consiste este análisis toca ver las ventajas a la hora de emplearlo en los fondos de inversión. Los gestores de fondos de inversión recurren a esta técnica para hacer una recopilación adecuada de los datos necesarios para poder tomar buenas decisiones de inversión.

La principal ventaja de este método es que, mediante este análisis se pueden tomar decisiones más objetivas y lógicas ya que se basan en una información financiera con datos reales. Al mismo tiempo, los gestores pueden tener una visión más a largo plazo del mercado.

Este análisis es el procedimiento principal empleado en el estilo de inversión denominado Inversión en Valor o Value Investing. Descubre en qué consiste esta metodología y sus diferencias con otro estilo, el denominado Inversión en Crecimiento o Growth Investing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.