Objetivo:
Estudios de mis hijos

Los hijos son una enorme fuente de alegría y satisfacción, pero también implican una gran responsabilidad que se extiende al plano económico. De hecho, uno de los mayores costes que tendrás que afrontar es el de su educación. Solo el inicio del curso escolar supone el desembolso de unos 1.937 euros de media, según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en 2020. Si a esto le sumamos los futuros estudios universitarios, el importe asciende considerablemente.

Con estos precedentes, ahorrar se convierte en una tarea necesaria e iniciar este hábito cuanto antes es la mejor manera de afrontar esta inversión en el futuro de nuestros hijos.

Sabes la diferencia entre haber ido ahorrando en una cuenta de estudios o haberlo hecho en renta variable mundial? Con un ahorro mensual de 50 € durante los últimos 15 años en la cuenta para estudios habríamos acumulado 9.000 €, pero si este mismo ahorro mensual lo hubiéramos puesto en renta variable mundial esta cantidad hubiera sido de 14.654 €. Una diferencia a considerar y que nace del esfuerzo de ahorrar una pequeña cantidad de forma periódica pero optimizando el vehículo elegido para ahorrar. Recuerda, el largo plazo y el ahorro periódico son nuestros mejores aliados.

Queremos ayudarte a elegir la cartera que mejor se adapte a tus necesidades. Para ello este sencillo simulador con las dos preguntas clave que debes hacerte te ayudará a encontrar las más adecuada para lograr tu objetivo:

¿Cuántos años tengo para invertir hasta que necesite consumir mis ahorros?





¿Qué tipo de perfil inversor soy?