#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

Invertir la devolución de la renta: ¿por qué debería invertirla y no gastarla?

Invertir la devolución de la renta
| 29 junio, 2022
Compartir      

Descubre las claves para Invertir tu devolución de la renta si te sale a devolver, las opciones que tienes como Inversor y cómo hacerlo de manera correcta.


La campaña de la renta llega a su fin. ¿Te ha salido a devolver? Si es así, tienes la oportunidad de aprovechar esa cantidad en tu bienestar futuro. Invertir la devolución de la renta te ayudará a rentabilizar ese dinero con el que, a lo mejor, no contabas. En este sentido, los fondos de inversión son una opción adecuada. Te mostraremos cuáles son sus principales ventajas.


¿Por qué invertir en fondos?


Los fondos de inversión son una alternativa que te permitirá rentabilizar el importe de la devolución de la renta a largo plazo delegando la gestión en un equipo de expertos cuya función es encontrar las mejores oportunidades de inversión en diferentes tipos de activos, geografías y sectores. Para que lo entiendas mejor, vamos a explicarte qué es un fondo y cómo funciona.

Qué es un fondo de inversión

Los fondos de inversión son un instrumento financiero de inversión colectiva, en el que uno invierte junto a otros partícipes y se delega la gestión en profesionales que gestionan el fondo de inversión que está compuesto por el patrimonio invertido por los partícipes.

Existen diversos tipos de fondos en función del activo en el que se invierte, fundamentalmente, renta variable (acciones de empresas cotizadas), renta fija (deuda pública o privada en forma de bonos, obligaciones, letras del Tesoro o pagarés) o renta mixta, combinación de los anteriores. 

Renta variable

Dice una máxima en el mundo de la inversión que, a mayor riesgo, mayor rentabilidad. En este sentido, las acciones la fluctuación de las acciones no solo depende de los ratios financieros (fundamentales) de la propia empresa (microeconomía), sino también de factores externos como la regulación, políticas monetarias y fiscales, desastres naturales, pandemia, guerra, etc. (macroeconomía). Por eso, la renta variable es un activo a largo plazo, ya que el paso del tiempo suaviza las correcciones del corto plazo y las rentabilidades históricas demuestran que en periodos largos se producen potenciales ganancias.

Renta fija 

Por su parte, la renta fija es un activo menos volátil cuyo rendimiento depende de los tipos de interés. En los últimos años, con el precio del dinero en mínimos históricos, los intereses de la renta fija no han sido atractivos. A cambio de esa menor inestabilidad en su cotización los retornos ofrecidos tienen un menor potencial de revalorización. 

Diversificación

Uno de los principales atractivos del fondo de inversión es su diversificación. Otra de las máximas en el mundo de la inversión es no poner todos los huevos en la misma cesta y, por su propia naturaleza, los fondos de inversión son un producto diversificado al invertir en una elevado número de valores. De este modo, se minimizan los riesgos. Por otra parte, en el caso de los fondos mixtos, la diversificación en renta fija aporta estabilidad al producto. 


Interés compuesto al invertir la devolución de la renta


Además de la gestión profesional del fondo para maximizar las ganancias, otro de los  artífices de que invertir la devolución de la renta sea potencialmente rentable a largo plazo es el interés compuesto.

Cuando inviertes en bolsa y una empresa tiene beneficios, los dividendos se reparten y, por norma general, son ingresados en tu cuenta bancaria con sus retenciones correspondientes. Sin embargo, mediante un fondo, todos los dividendos se van acumulando en el capital del propio fondo, de modo que son reinvertidos para que sigan generando más beneficios con el paso del tiempo. Es el mismo procedimiento con las ganancias generadas por la propia rentabilidad del fondo.

Al irse acumulando los beneficios al capital inicial, este va aumentando y, con ello, la cantidad a rentabilizar es mayor. De este modo, el efecto del interés compuesto a largo plazo hace que el ahorro acumulado sea exponencialmente mayor con el paso del tiempo.

Mediante esta práctica, una pequeña cantidad, como puede ser la devolución de la renta, puede convertirse en mucho más dinero con el paso de los años. A largo plazo, seguir una estrategia de inversión con interés compuesto podría hacer crecer tus ahorros de manera más rápida y podrás usarlo como complemento para tu jubilación, pagar la entrada de una vivienda o abonar la matrícula de la universidad de tus hijos.

Fiscalidad


Otro de los grandes atractivos de un fondo de inversión es su tributación. Al contrario de lo que ocurre con las ganancias de la inversión directa en bolsa o con los beneficios de un depósito bancario, los intereses generados en el fondo de inversión no tributan hasta que no se liquida parcial o totalmente la posición en el mismo. Por lo tanto, se puede traspasar de fondo sin tener que declarar a Hacienda las plusvalías generadas hasta que no se tenga que reembolsar la posición.

Como has podido comprobar, al invertir la devolución de la renta en un fondo de inversión lograrás que tus ahorros trabajen por ti. A largo plazo, esta estrategia acumula los intereses que se van generando y no requiere de tu atención constante, puesto que ya hay profesionales que se encargarán de ello.

Si quieres conocer cómo nuestros gestores seleccionan empresas en las que invertir, te invitamos a que leas la entrada sobre el análisis fundamental y los estilos de inversión en Escuela de Inversión. También puedes profundizar sobre la fiscalidad de un fondo de inversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.