#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

‘Greenwashing’: qué es y cómo lo evitamos en un fondo de inversión

Greenwashing: qué es
| 2 julio, 2022
Compartir      

¿Son realmente sostenibles las compañías que dicen serlo o solo lo aparentan? Este lavado de cara verde se conoce como greenwashing. Te explicamos cómo funciona y cómo lo medimos a la hora de invertir en compañías.

La Unión Europea se ha volcado de lleno en los últimos años en contrarrestar los efectos del cambio climático. Nos encontramos en una etapa en la que tenemos en nuestras manos el futuro del planeta, donde el agotamiento de los recursos naturales y la contaminación son los principales problemas. Por esta razón, desde la Unión Europea se llegó a un acuerdo para poner en marcha un plan de transición hacia un planeta y una economía más sostenible, el Pacto Verde es la estrategia para poder alcanzar en 2050 la neutralidad climática, es decir, la cero emisión de gases contaminantes.

Con la llegada del Pacto Verde y la taxonomía europea, clasificación de las actividades económicas sostenibles, todas la compañías pertenecientes a la Unión Europea deben cumplir con estas normas, no sirve solo aparentar ser sostenible. Aquí es donde entra el greenwashing.

Pero, ¿qué es realmente el greenwashing y cómo funciona?

El greenwashing, o también conocido como “lavado verde”, es una estrategia de marketing utilizada por algunas compañías para crear y aparentar una imagen y una idea de sostenibilidad o responsabilidad ecológica, que finalmente resulta ser ficticia. Esta práctica es un maquillaje que sirve para hacer creer a los consumidores que un producto es sostenible y ha seguido un sistema de producción responsable con el medio ambiente, cuando en realidad no es así, e incluso puede que la empresa no sigua la normativa de economía circular.

Aparte de ser una estrategia de marketing poco ética, el greenwashing no solo afecta directamente al consumidor, al cual se le manipula vendiéndole una imagen ficticia, sino que el medio ambiente también se ve perjudicado. Aparentar ser sostenible solo evita que los consumidores vean la realidad, es decir, no evita que los procesos que se lleven a cabo para elaborar un producto o para ofrecer un determinado servicio sean respetuosos con el entorno. Al contrario, las compañías que utilizan este lavado verde esconden la contaminación y los daños al medio que estas provocan.

Al mismo tiempo, también crean una competencia desleal con el resto de compañías que sí siguen una dinámica de acciones sostenibles y una conciencia de empresa en favor de la lucha contra el cambio climático. Además, el greenwashing resulta incompatible con las actitudes de responsabilidad corporativa de crear una mentalidad de empresa eco sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

¿Cómo reconocemos el greenwashing?

En ocasiones puede que esta acción pase desapercibida, pero si estamos atentos, podemos llegar a identificar distintas señales que son indicios del greenwashing. Te mostramos algunas de ellas:

  • Uso de un lenguaje ambiguo donde no haya un concepto claro.
  • “Productos verdes” del ámbito de la limpieza o cosmética. Para su producción es necesaria una gran cantidad de materiales químicos que contaminan.
  • Mensajes irrelevantes con hincapié en la sostenibilidad del producto.
  • Envoltura de color verde o uso de imágenes verdes en los envases.
  • Sellos ecológicos propios de la compañía.

En definitiva, para poder identificar el lavado verde de una marca, es necesario estar atento y ver las señales contradictorias que se pueden estar lanzando.

Cómo evitamos el greenwashing en los fondos de inversión

Desde Santalucía Asset Management aplicamos criterios ESG en todas nuestras inversiones. Es decir, junto al análisis fundamental también analizamos los principios de cuidado medioambiental, sociales y de buen gobierno corporativos de las empresas donde invertimos.

Para llevarlo a cabo, hemos cerrado un acuerdo con Clarity, que es una plataforma dedicada a la inversión sostenible y que ayuda a nuestros gestores a identificar señales de greenwashing.

Por tanto, a través de un análisis al detalle del impacto social y medioambiental y de gobernanza, consigue conocer si sus acciones de respeto al entorno son reales o solo son una mera imagen lavada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.