#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

Ventaja competitiva o el foso de seguridad en una inversión

Ventajas competitivas
| 21 junio, 2022
Compartir      

Las ventajas competitivas contribuyen a que una empresa obtenga mejores resultados que su competencia del mismo segmento y, por tanto, la inversión en ella será potencialmente más rentable.

La ventaja competitiva es una característica con la que cuenta una empresa, país o persona, que la distingue del resto y la sitúa en una posición de superioridad a la hora de competir. Se trata de un concepto que catalogó el catedrático de la Escuela de Negocios de Harvard Michael Porter a comienzos de los años 80 y que hace única a una compañía.

Tener una ventaja competitiva supone sobresalir frente a otras empresas del mismo segmento del mercado. De hecho, en mercados volátiles como los actuales es la garantía que, de inicio, permite la supervivencia empresarial.

En términos de inversión financiera, a una buena ventaja competitiva se la conoce como wide moat o foso de seguridad de una empresa. Haciendo símil con los fosos que rodeaban a los castillos para defenderse del enemigo, es una expresión que fue popularizada por el inversor Warren Buffet y que ayuda a clasificar la capacidad de éxito de una empresa en el mercado bursátil.

Las ventajas competitivas hacen especial a una compañía a la hora de atraer inversión y crean cierta seguridad de que es capaz de crear valor para sus accionistas. Precisamente por eso una ventaja competitiva tiene que mantenerse en el tiempo, es decir, debe ser sostenible para que el negocio pueda crecer en torno a ella con el paso del tiempo.

Sin fosos de seguridad, las empresas no podrían prosperar, ya que son éstas las que añaden valor al negocio, y las que le permiten obtener márgenes de beneficio superiores a los de la competencia.

Principales tipologías de ventajas competitivas

Para que una ventaja competitiva lo sea realmente debe ser única en su mercado, lo que representa un estatus singular que de por sí le confiere valor.

En el caso de que lo que ofrece la empresa no sea único Porter distingue entre dos tipologías de ventajas competitivas: la diferencial y la comparativa.

Diferencial

Como su propio nombre indica, la diferencia es la virtud de esta ventaja. La tiene la empresa que, para distinguirse del resto de las compañías de su segmento, incorpora a sus productos o a los servicios que proporciona características distintas. Esos aspectos pueden ser la eficiencia, la experiencia o la calidad que tiene y que aporta la empresa a los consumidores, lo que la hace ser más valorada por los mismos.

La ventaja diferencial es una ventaja competitiva externa, pues empuja a que el consumidor opte por un producto, aunque su precio supere al de su principal competidor, simplemente por sus cualidades distintivas.

Comparativa

La ventaja competitiva comparativa se logra al ofrecer un mismo producto o servicio de una manera mejor que la competencia. Eso inclina al consumidor a su elección frente a otro igual y lo convierte en una baza clara a favor de la empresa.

Generalmente la ventaja competitiva comparativa se conoce como ventaja en costes, ya que suele basarse en ofrecer el producto o servicio a un coste inferior que el resto de empresas del mismo segmento. Se trata de una ventaja competitiva interna, pues suele ser fruto de una gestión que da lugar a una mejor productividad de la compañía.

Como ejemplos podemos citar algunas de las empresas que tenemos en nuestros fondos de inversión, como Línea Directa, cuyo foso de seguridad está en la segmentación del cliente, Verallia, fabricante líder en la producción de un producto reciclable como son los envases de vidrio, o ACS, cuyo core business son las infraestructuras. 

Invertir en empresas con ventajas competitivas

Con estos argumentos, en Santalucía AM buscamos empresas con estas ventajas únicas para incorporar en nuestras carteras. Un foso de seguridad indica una alta probabilidad de que la empresa alcance rentabilidades potencialmente elevadas a largo plazo.

Como se indicaba, en definitiva, el valor de las ventajas competitivas radica en que protegen a las empresas de la competencia y, en consecuencia, protegen nuestras carteras de inversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.