#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

¿Cómo contratar un fondo de inversión?

contratar un fondo de inversión
Ahorro / Inversión | 9 agosto, 2019
Compartir      

Un fondo de inversión es una buena manera de rentabilizar nuestros ahorros, sobre todo, si no sabemos mucho de finanzas y confiamos en un gestor para que administre nuestro patrimonio. Por eso vamos a explicarte cómo contratar un fondo de inversión.

Si has leído nuestros artículos anteriores sobre fondos de inversión, ya tienes cierto conocimiento sobre qué tipo de producto financiero son, cómo funcionan y sobre los tipos de fondos que podemos encontrar. Si todavía no lo sabes, puedes obtener toda la información sobre los fondos de inversión en los siguientes enlaces:

¿Qué es un fondo de inversión?
Tipos de fondos de inversión
¿Cómo funciona un fondo de inversión?

Ahora que ya conoces bien en qué consiste este producto financiero, es posible que tengas interés en cómo contratar un fondo de inversión, pero no sabes muy bien cómo hacerlo. En Santalucía AM te contamos los pasos que debes realizar para que te resulte fácil contratar un fondo de inversión.

Pasos para contratar un fondo de inversión

Entender qué nos ofrece el fondo


Si ya conoces los tipos de fondos de inversión que hay y sabes cuál es el que mejor se ajusta a tu perfil, lo primero que debemos hacer es informarnos sobre los distintos fondos disponibles en el mercado y decidir en cuál queremos invertir.  Es recomendable que te informes bien sobre las opciones que existen antes de contratar un fondo de inversión.

Acudir a la propia gestora del fondo

Podemos acudir directamente a la gestora del fondo de inversión que queremos contratar para pedir más información. Actualmente, la mayoría de las gestoras cuentan con una página web en la que podremos solicitar información y realizar los trámites sin necesidad de acudir a sus oficinas físicas. En el caso de que tu gestora sea extranjera no se puede contratar el fondo de inversión directamente con ella, sino que debemos hacerlo a través de un comercializador de estos fondos.

Contratar a través de las comercializadoras de fondos

Esta es otra de las opciones que tenemos si nuestra gestora es extranjera. Si no sabemos muy bien dónde encontrar estas comercializadoras las podemos buscar a través del folleto que publica la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o podemos buscar directamente en su página web los comercializadores que existen para cada fondo en concreto. Muchas gestoras, además de sus propios fondos, comercializan los fondos de terceras entidades.

Asegurar qué clases de fondos ofrecen lo que me interesa

Tras decidir la gestora en la que vamos a confiar, lo siguiente es saber qué clase de fondo puedo contratar. Un elemento muy importante que debemos tener en consideración cuando escogemos un fondo de inversión son las comisiones, ya que pueden restar rentabilidad a nuestra inversión. Con la entrada en vigor de MiFID II, nuestra entidad comercializadora tiene la obligación de informarnos sobre las comisiones que están cobrando a los partícipes del fondo. La comisión de gestión que paga un inversor no la cobra íntegramente la gestora, sino que la comercializadora se lleva también una parte. Esto se conoce como comisión de retrocesión. Las clases limpias de los fondos de inversión son aquellas que no cuentan con esta comisión de retrocesión, por lo que es recomendable que busquemos las clases limpias de fondos si queremos pagar menos comisiones.

Tipos de fondos de inversión

Existen muchos tipos de fondos de inversión, pero vamos a centrarnos en los más comunes para el ahorrador.

Fondo de inversión de renta variable

Es aquel que invierte en acciones de compañías que cotizan en Bolsa. Es el que tiene mayor riesgo a corto plazo, pero también el que potencialmente tiene mayor capacidad de revalorización con el paso del tiempo. Por eso, la renta variable es un activo recomendado para el largo plazo, ya que el tiempo es el mejor amigo de las inversiones, aquel que consigue suavizar las correcciones habituales de las Bolsas.

Fondo de inversión de renta fija

Este invierte en deuda pública o privada en forma de bonos, obligaciones, letras del Tesoro o pagarés. Tienen distintos plazos de vencimiento y el tipo de interés es fijo. Esta seguridad del retorno va, por tanto, en detrimento de la rentabilidad. La evolución y rendimiento de la renta fija depende de los tipos de interés de los bancos centrales. Puede ocurrir que si estos tienen un nivel muy bajo, cuando queramos vender nuestro bono, el mercado nos ofrezca menos dinero por él. Este es el riesgo de este activo, donde sí, el interés es fijo, pero el precio de compra y venta, no.

Fondo de inversión de renta mixta

Como se puede deducir, es la combinación de los anteriores. La renta fija sirve de activo refugio, para dar estabilidad a la cartera. La exposición de la renta variable depende del fondo de inversión, pero no suele ser superior al 70%.

¿Qué tipo de fondo de inversión elegir?

Una vez que ya sabemos en qué vehículo financiero estamos invirtiendo, en qué gestora de fondos de inversión vamos a dejar nuestro ahorro y los tipos de fondos de inversión, es hora de elegir el producto concreto. Para ello hay que contestar a estas cuestiones:

Perfil de riesgo

Es importante saber cuál es tu perfil de riesgo para adecuar el fondo. Habitualmente hay tres tipos de perfil de riesgo: moderado, conservador y arriesgado. Antes de contratar un fondo de inversión, la gestora te realizará unos test de conveniencia para saber cuál es tu perfil de riesgo y así adaptar tu inversión.

Asimismo, en el folleto informativo de los fondos de inversión se indica la categoría de riesgo del mismo en una escala numérica que va del 1 al 7, siendo el uno el de menor riesgo.

Horizonte temporal

El objetivo de inversión es fundamental para saber que tipo de fondo es recomendable. No es lo mismo invertir para la jubilación cuando nos quedan aún 30 años por delante, que invertir para los estudios universitarios de los hijos si nos queda menos de un lustro. Por tanto, el objetivo de inversión nos da un horizonte temporal, un plazo de tiempo invertido.

Como hemos visto, a más largo plazo, más riesgo podemos asumir; por el contrario, si no disponemos de cinco años o más, hay que ser más cauto y exponerse menos a la renta variable.

Siguiendo estos sencillos pasos podrás contratar el fondo de inversión que mejor se adapte a tus necesidades.

En el caso de Santalucía Asset Managementet contamos con cinco categorías de fondos (renta variable, renta fija, renta mixta, retorno absoluto y perfilados), que a su vez están compuestas por diferentes fondos de inversión.

En renta variable contamos con ocho fondos que invierten en España, Europa, Zona Euro, internacional, países emergentes y EEUU. En renta fija, por su parte, tenemos cinco fondos, desde un perfil conservador hasta dinámico, pasando por High Yield. En mixtos hay tres, en retorno absoluto, uno, y en fondos perfilados, tres: prudente, equilibrado y decidido. Este tipo de fondos se adaptan a las necesidades y perfil del cliente de forma ágil.

De todos estos, unos invierten directamente en varias compañías cotizadas y otros invierten en fondos de inversión de gestoras internacionales. Esto brinda la posibilidad de dar una oferta global. Y es que, la diversificación geográfica es una de las claves para minimizar riesgos cuando uno está invertido en este producto financiero.

No dudes en consultar cuál es nuestra estrategia de inversión y lo que opinamos sobre los mercados en el Blog del Inversor y déjanos un comentario si quieres obtener más información sobre nuestros fondos de inversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.