#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

¿Cuáles son las formas de recuperación económica de una crisis? V, U, W, L

Beatriz Franganillo, Responsable de Ventas Institucional
La Visión del Equipo | 19 mayo, 2020
Compartir      

Beatriz Franganillo, responsable de Ventas Institucional de Santalucía Asset Management, explica qué tipos de reactivación de la economía existen y cuál se producirá tras el impacto del Covid-19.

A lo largo de la historia los mercados financieros han experimentado numerosas crisis, desde 1637, cuando una euforia con el comercio de bulbos de tulipanes en los Países Bajos derivó en la primera crisis datada que existe. Desde entonces, las crisis económicas se han sucedido a lo largo de los años, algunas más virulentas que otras, con mayor o menor duración, generadas por diferentes acontecimientos, pero de todas ellas hemos salido hasta llegar al momento actual.

Fuente: BancoMediolanum

Tras una crisis viene un escenario de recuperación económica. Si volvemos al pasado, comprobaremos que hemos asistido a recuperaciones rápidas que han dejado las recesiones atrás en poco tiempo y otras que han sido más complicadas de superar. Los factores que deben darse son muchos y diferentes en cada tipo de recuperación: las causas que provocaron la caída, la profundidad de la recesión previa, las medidas económicas que implementen los organismos gubernamentales, etc. Por tanto, en función de todos esos factores, las economías podrán experimentar diferentes tipos de recuperación económica. Éstas pueden ser en forma de U, V, L y W, letras que hacen referencia al gráfico que dibujan los datos del PIB de sus economías.

La recuperación económica en forma de V consiste en una forma de reactivación de la economía que se caracteriza por una recesión económica breve seguida de una fuerte recuperación.

Cuando la recuperación económica tiene forma de U, la recesión se alarga más en el tiempo y el PIB se contrae durante varios trimestres. Tarda más tiempo en despuntar el crecimiento económico y en volver a la situación previa a la crisis. 

La recuperación económica en forma de W, está caracterizada por dos periodos de recesión y recuperación consecutivos.

Por último, y menos común que las anteriores en países desarrollados, es la recuperación económica en forma de L, que acarrea una reactivación de la economía muy lenta, que puede durar años.

Para ejemplificar estas descripciones podemos ver diferentes tipos de recuperaciones económicas experimentadas en el PIB mundial desde 1950 hasta 2018. En los años 90, con la crisis económica y financiera originada por el estallido de la burbuja inmobiliaria en Japón y agravada con las tensiones del precio del petróleo por la guerra del Golfo, se produjo una recuperación en W. En el año 2000, en plena burbuja de las puntocom, la recuperación fue en U. En cambio, en la más reciente crisis financiera de 2008, en la que se puso en duda el sistema financiero mundial, la recuperación fue en forma de V.

Recuperación económica tras el Covid-19

Ahora bien, ¿cómo será la recuperación de la economía real tras estos meses de confinamiento? Muchos analistas sostienen que el gráfico de la recuperación económica podría tener una forma diferente a las mencionadas anteriormente: no replicaría una letra del abecedario, sino un logotipo comercial. Hablamos del símbolo que todos conocemos representativo de la marca deportiva Nike.

Hace referencia a una caída profunda y una recuperación lenta y progresiva hasta recuperar niveles previos a la crisis en próximos meses, trimestres o años, en función de las medidas de control adoptadas, su impacto en los diferentes países y los posibles nuevos contagios.

Fuente: El Economista

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que nos enfrentamos a un tipo de crisis que nada tiene que ver con otras crisis vividas en el pasado. La caída de la economía que está provocando el Covid-19 debería tener su fin en cuando se retome la actividad con normalidad. Una situación muy diferente a la crisis de 2008, que necesitó años para absorber el exceso de deuda de las familias y las empresas, sanear los balances de las entidades financieras y frenar la especulación del sector inmobiliario. Según las estimaciones del FMI, la velocidad y profundidad del impacto original de la actual crisis sobre el PIB han sido dramáticas y muy superiores a las de las crisis anteriores de 2008 o 1929. No obstante, ese tremendo impacto sobre el PIB podría superarse también con mayor celeridad que ninguna recuperación vivida con anterioridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *