#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

Las 5 fuerzas de Michael Porter o cómo seleccionar compañías donde invertir

Michel Porter
| 22 mayo, 2022
Compartir      

Mikel Navarro, responsable de Renta Variable de Santalucía Asset Management, explica uno de los modelos que usamos para analizar industrias en las que invertir y, en consecuencia, identificar empresas atractivas.

¿Qué son las cinco fuerzas de Porter?

El análisis de las 5 fuerzas de Porter es un modelo estratégico definido por Michael Porter, académico americano profesor de Harvard Business School, en su libro “Estrategia competitiva”. Este modelo busca identificar el nivel de competencia dentro de una industria para determinar el atractivo de un negocio, en términos de oportunidad de inversión y rentabilidad.

“A pesar de parecer muy teórico, resultan muy efectivas en la práctica”, apunta el responsable de Renta Variable de Santalucía Asset Management.

Las cinco fuerzas de Porter son las siguientes:

  • Poder de negociación de los proveedores.
  • Poder de negociación de los clientes.
  • Riesgo de bienes o servicios sustitutivos.
  • Amenaza de entrada de nuevos competidores
  • Rivalidad entre competidores existentes

Poder de negociación de los proveedores

Esta primera fuerza indica es el grado de fortaleza que tiene un proveedor frente a sus clientes, en áreas como el precio, la calidad o el servicio. Los proveedores estarán bien posicionados si están más concentrados que sus clientes, si los productos sustitutivos ofrecen poca competencia o si sus productos son muy difíciles de sustituir. Por el contrario, si como cliente uno cuenta con pocos proveedores, el poder de negociación será menor.

Poder de negociación de los clientes

La segunda fuerza de Michael Porter es el poder de negociación de los compradores o clientes con respecto a sus proveedores. Los costes de sustitución, es decir, de utilizar un producto análogo, el número de productos sustitutivos y el grado de información que tenga el cliente sobre el producto que compra le darán mayor o menor poder. Para aclarar esta idea, Mikel Navarro nos expone este ejemplo: “Si yo soy el único cliente y tengo muchos proveedores, todos querrán que les compre, esa será mi fortaleza, lo que me permitirá extraer un mejor precio de cada uno de ellos”.

Riesgo de bienes o servicios  sustitutivos

La tercera fuerza afronta la amenaza de productos sustitutivos si los precios que tenemos no son competitivos y si hay productos comparables de otros rivales que condicionan los precios. Un ejemplo de esto es “si vendemos piruletas y hay muchos productos sustitutivos por sabores o formas. Esto provoca que no se puedan poner precios muy altos, porque nadie compraría mi producto, además que limita los beneficios que pueda llegar a tener”, apunta el responsable de Renta Variable.

Amenaza de entrada de nuevos competidores

La cuarta fuerza que expone Porter es de las más importantes, es la amenaza de entrada de nuevos competidores en una industria. Existen tres factores que van a determinar que una empresa considere entrar en un sector:

  • Primer factor: La reacción del incumbente, empresas ya establecidas en ese sector. Hay una serie de circunstancias que van a determinar el grado de agresividad de las compañías que ya se encuentran dentro del sector cuando una nueva empresa quiere introducirse en él: la especificidad de los activos, el nivel mínimo de escala para poder fijar un precio competitivo del producto, exceso de capacidad y posible reacción del incumbente (dependerá de la agresividad de la empresa ya establecida).
  • Segundo factor: potenciales ganancias que derivan de la entrada en el sector. Estas ganancias van a depender de los contratos prexistentes de las otras compañías, de las posibles patentes, de la curva de aprendizaje en el sector y de los efectos red.
  • Tercer factor: costes o barreras de entrada de ese sector. Esto depende de la inversión que requiere cada empresa entrante para poder operar y el grado de especificidad de sus activos, bajas inversiones y activos poco específicos son sinónimo de bajas barreras de entrada.

Rivalidad entre empresas de un mismo sector

La quinta y última fuerza de Michael Porter aborda las rivalidades que puede haber entre distintas compañías dentro de una industria. Aquí tenemos que observar, en primer lugar, el grado de concentración en el sector. Normalmente, cuanto mayor es el nivel de concentración, menor es la rivalidad. Otro hecho que tenemos que analizar en la rivalidad entre las distintas compañías de un mismo sector es la homogeneidad. En industrias donde las empresas que operan tienen los mismos objetivos, programas de incentivos parecidos, estructuras de capital similares… la rivalidad es menos intensa. También es importante considerar la especificidad de los activos, cuanto más lo sean, mayor será la rivalidad.

Si quieres conocer algunas de las empresas en las que invertimos, entra en Escuela de Inversión y descúbrelas y aprovecha que ahora estamos en promoción. Con la primera contratación online por aportaciones a partir de 2.000 euros en uno de nuestros fondos te regalamos 50 euros brutos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.