#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

¿Qué es más rentable: fondos de inversión (de renta variable) o inmuebles?

fondos de inversión vs inmuebles
Ahorro / Inversión | 5 mayo, 2020
Compartir      

Con los datos de 2019, que fue un año positivo en términos de rentabilidad para ambos, las diferencias son llamativas. Te detallamos las cinco diferencias entre invertir en fondos de inversión o en inmuebles.

Para responder a esta pregunta, miremos los datos del año pasado: un ejercicio que fue positivo en términos de rentabilidad, tanto para los fondos de inversión en renta variable como para el mercado de la vivienda, ya sea compra o alquiler. Un ejercicio en el que la recuperación del mercado inmobiliario se consolidaba y en el que las incertidumbres en torno a la guerra comercial de EEUU y China y el Brexit se despejaban, calmando su impacto sobre las bolsas.

En este entorno, según los datos del Banco de España,  el rendimiento anual de la vivienda (sumando la rentabilidad del alquiler y la propia subida de los precios de los inmuebles) se situó en el 7,4%, en lo que es una línea descendente desde 2016. Lejos quedan las rentabilidades superiores al 20% en los años previos a la crisis financiera y posterior pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

Respecto a los retornos del alquiler, éstos también van en descenso en los últimos años y en 2019 se situaron en el 3,8%. Su oscilación es menor y en los últimos 20 años se mueve en una horquilla de entre el 4% y el 6,5%.

Por el contrario, la rentabilidad del Ibex 35 alcanzó el año pasado el 11% y si nos ceñimos a fondos de inversión de renta variable, según Inverco, la rentabilidad anual fue superior al 10% en todas las categorías alcanzando, incluso, casi el 30% en renta variable de EEUU. Si nos centramos en fondos de inversión de renta variable de Santalucía Asset Management, el Santalucía Espabolsa y el Santalucía Eurobolsa superaron el 20% de revalorización.

Cinco diferencias entre invertir en fondos de inversión y en inmuebles

Más allá de los números, hay que tener en cuenta una serie de diferencias a la hora de invertir en fondos de inversión de renta variable y en inmuebles y que pueden ayudarnos a comprobar si estamos optando por la estrategia adecuada a la hora de decidir dónde colocar nuestro patrimonio.

Antes de entrar de lleno en las diferencias, es importante partir de la máxima de todo inversor de diversificar, lo que significa que tanto fondos de inversión como inmuebles son compatibles en una cartera, pero no debemos sobreponderar los segundos.

¿Por qué? Porque la historia nos demuestra que el mantra de que la vivienda siempre sube no es cierto: su precio fluctúa en función de la oferta y la demanda.

Veamos las diferencias entre invertir en fondos de inversión de renta variable o en vivienda.

Liquidez

La vivienda es un activo menos líquido. A diferencia de los fondos de inversión -que en 48-72 horas un ahorrador tiene disponible en su cuenta su dinero una vez solicitado el reembolso-, un inmueble tarda de media ocho meses en ser vendido, según Tinsa. Esto significa que, si uno necesita liquidez inmediata, la vivienda no es un bien rápido de desinvertir.

Coste de la operación

Comprar una vivienda con una finalidad inversora requiere en muchos casos de financiación bancaria. A la cuota hipotecaria hay que sumarle los gastos mensuales en comunidad y seguro de la vivienda, sin contar con imprevistos como posibles impagos o reformas. Todo ello hay que descontarlo del ingreso del alquiler, lo que de media da ese 4% ó 6%, en el mejor de los casos.

Si se compra sin necesidad de financiación externa, se corre el riesgo de descapitalizarse y quedarse sin liquidez.

Diversificación

Como mencionábamos anteriormente, una de las máximas de todo inversor es diversificar. Algo que solo se consigue con un fondo de inversión.

Paciencia

Cuando sopesamos desinvertir en un inmueble, si comprobamos que el mercado está barato, posponemos la decisión, dejamos que pase el tiempo. En cambio, en un fondo de inversión no solemos pensar con el mismo horizonte de inversión y en renta variable el largo plazo es crucial para obtener mayores retornos.

Esta impaciencia también la demostramos cuando el mercado financiero se desploma, como ha ocurrido estos días por el impacto del coronavirus, con caídas del 30%. En ese momento, el ahorrador tiende a asustarse, deshace posiciones y espera a que pase la volatilidad para comprar cuando las subidas en bolsa son continuadas. En cambio, ante una caída brusca de la vivienda lo último que hacemos es vender.  

 Interés compuesto

Aunque este concepto también se aplica en el mercado de la vivienda, no se aprecia tanto como en los fondos de inversión, especialmente cuando en la mayoría de los casos, el arrendador no imputa el IPC en el alquiler, lo que merma la rentabilidad. En cambio, en la renta variable, que en muchas ocasiones bate la inflación, el interés compuesto hace crecer de forma exponencial la inversión a largo plazo al acumularse año tras año sobre el capital inicial los intereses generados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.