#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

¿Cómo definir mi perfil de riesgo de inversión?

Perfil de riesgo inversión
| 12 abril, 2022
Compartir      

Te ayudamos a averiguar cuál es tu perfil de riesgo de inversión y en qué activos te conviene invertir dependiendo de a cuál de ellos pertenezcas.

A la hora de comenzar a invertir hay que tener en cuenta algunos factores, como el objetivo que queremos alcanzar con nuestras inversiones,  horizonte temporal del que disponemos, y el perfil de riesgo. Es decir, qué nivel de tolerancia a potenciales caídas estamos dispuestos a asumir.

De ambos factores, objetivo/horizonte temporal y perfil de riesgo de inversión dependerá el tipo de activo en el que invertiremos nuestro ahorro y el plazo.

Por definición, cuanto mayor sea nuestro horizonte temporal, mayor porcentaje de inversión en renta variable , podremos tener en cartera, ya que, aunque la renta variable sea muy volátil en el corto plazo, en el largo plazo suele mostrar rendimientos reales positivos, descontando la inflación y en entornos como el actual se torna como el único activo capaz de batirla

Por el contrario, si disponemos de poco tiempo para alcanzar nuestro objetivo, deberemos ser más cautos e invertir en activos más conservadores como la renta fija, que tiene una menor rentabilidad y volatilidad.

A continuación, te ayudaremos a descubrir cuál es tu perfil de riesgo de inversión y en que activos es recomendable que inviertas según el riesgo que estés dispuesto/a a asumir.

¿Cuáles son los perfiles de inversión?

  • Conservador: este tipo perfil se caracteriza por la cautela. No suele tolerar las pérdidas, por lo que prefiere renunciar a la posibilidad de obtener mayores ganancias a largo plazo a cambio de tranquilidad. Busca la preservación del capital. Para este tipo de perfil es recomendable la renta fija, que es la inversión en deuda pública o privada a través de instrumentos como bonos, obligaciones, letras del Tesoro o pagarés.
  • Moderado: este inversor es el término medio, es precavido, pero a la hora de invertir tiene más tolerancia a las fluctuaciones del mercado que el conservador, por ello es capaz de asumir más riesgo para obtener una potencial mayor rentabilidad a su ahorro y así poder aumentar su capital. A pesar de esto, se mantiene en un punto intermedio entre seguridad y los retornos de sus inversiones. Los fondos mixtos, que reparten la cartera entre renta variable y fija son los idóneos para este perfil. En función del horizonte temporal, podrá tolerar mayor exposición a la bolsa.
  • Dinámico o decidido: es el perfil más agresivo ya que tiene una alta tolerancia al riesgo, por ello sus inversiones se basan en maximizar su capital invirtiendo gran parte en renta variable. Es consciente que en este ámbito las inversiones a largo plazo son su mejor aliado para obtener buenas rentabilidades, ya que éste suaviza las fluctuaciones del mercado y hace que potencialmente la revalorización de la cartera sea mayor con el paso del tiempo.

¿En qué activo debo invertir según mi perfil de riesgo?

Una vez aclaradas las diferencias entre los tres perfiles de inversión, toca concretar los activos recomendados que hemos mencionado anteriormente.

  • Renta Fija: este tipo de activo consiste en prestar dinero a una empresa o gobierno a cambio de un interés pactado a un vencimiento específico. Al cabo de este tiempo, el inversor percibe su interés. Si por el contrario, decidimos vender ese bono en cualquier momento antes de su vencimiento estaremos expuestos al riesgo de mercado ya que el precio de ese activo cambia diariamente. En cualquier caso, se trata de un tipo de inversión que tradicionalmente tiene una menor volatilidad que la renta variable
  • Renta Variable: a largo plazo, la inversión en acciones de empresas cotizadas, suele mostrar rendimientos reales positivos, descontando la inflación. Pero es un activo con el que hay que tener paciencia, ya que a corto plazo está sometido a las turbulencias de los mercados financieros. No solo están afectados por aspectos internos de la compañía en cuestión, sino externos, como es en la actualidad la incertidumbre en torno al conflicto bélico, la elevada inflación, el cambio de política monetaria o las perspectivas de crecimiento de la economía.
  • Fondos mixtos o perfilados: Se trata de unos fondos que combinan ambos tipos de activos. En Santalucía AM tenemos una gama de cuatro fondos perfilados, en función de la tolerancia al riesgo. Es la gama Selección, que se adapta al perfil de riesgo que cada cliente esté dispuesto a asumir y que se gestionan trasladando nuestra visión del entorno actual a sus carteras.

Si ya sabes qué tipo de ahorrador inversor eres, aprovecha nuestra última campaña y recibe 50 euros brutos por tu primera contratación online para aportaciones en alguno de nuestros fondos a partir de 2.000 euros con un periodo de permanencia de 12 meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.