#EscueladeinversiónSLAM

Todo nuestro equipo gestor está para ayudarte a elegir el mejor producto pero te ofrecemos distintos recursos por si quieres ampliar tu formación financiera. Hay distintos formatos para que elijas el que te resulte más cómodo.

Curva de tipos, qué es y en qué te afecta

| 19 enero, 2023
Compartir      

La curva de tipos de interés es de gran relevancia para conocer la situación macroeconómica de un país, pues anticipa una recesión, pero también es útil para identificar el momento adecuado para invertir en renta fija.

Qué es la curva de tipos de interés y para qué sirve

La curva de tipos de interés es un gráfico que mide el rendimiento de la deuda pública o corporativa en diferentes vencimientos y plazos.

Cuando se presta dinero a través de la renta fija, el rendimiento ofrecido es más alto cuando mayor es el riesgo de devolución, bien por el perfil del emisor o por plazos largos. Ahora bien, cuando la curva de tipos de interés se invierte y los intereses a corto plazo son mayores o iguales que a largo plazo, que suele ocurrir cuando hay incertidumbre, como está pasando en la actualidad, la curva anticipa una recesión, pero también indica cuándo es el momento adecuado para entrar en renta fija.

Qué significa la curva invertida de tipos

Teniendo en cuenta estos conceptos, daremos respuesta a la pregunta mostrando los tres escenarios diferentes que se pueden dibujar en la curva de tipos de interés.

Curva creciente

Esta situación refleja una economía con un funcionamiento normal. Si la pendiente del gráfico es ascendente, indica que los bonos con mayor plazo seguirán aumentando su tipo de interés. Esto es un signo de expansión de la economía y ofrece un buen escenario para los inversores. Se trata del tipo de curva de tipos de interés más común, con varias implicaciones en la economía, pero se considera que las condiciones para invertir son estables y se espera que el ciclo económico a largo plazo siga siéndolo.

Cuando existe una gran diferencia entre los tipos a corto y a largo plazo, es una señal de gran crecimiento de la economía en el futuro. Esto también suele acompañarse por una mayor inflación. Si, por el contrario, el aumento es poco significativo y constante, el crecimiento se prevé similar.

Curva invertida

Este escenario tiene un gráfico completamente diferente al anterior. Contempla unos tipos más elevados a corto plazo, dejando a largo plazo una tendencia con menores tipos de interés. La pendiente descendente de los tipos anticipa una posible recesión económica. Esto sucede porque los inversores confían en que los bonos a largo plazo sigan reduciendo su tipo de interés.

En la actualidad, se está viviendo un periodo de transición económica ante la elevada inflación, con niveles no vistos en las últimas cuatro décadas, que obligó el año pasado a los bancos centrales a cambiar la política monetaria. Tras años con tipos mínimos, del 0% en la Unión Europea, el BCE subió cuatro veces el precio del dinero hasta el 2,5%.

Este escenario se refleja en la curva de tipos de interés. Y lo que indica es que los bonos que vencen a 12 meses o más ofrecen intereses por encima de los de largo plazo, ya que el mercado descuenta una recesión que obliga a los bancos centrales a bajar nuevamente los tipos. Un contexto idóneo para comprar en el mercado de deuda.

Curva plana

Una curva de tipos plana ofrece unos rendimientos similares en todos los vencimientos de deuda. En este caso, tanto a corto como a largo plazo los tipos de interés permanecen prácticamente inmóviles. Esta escasa diferencia entre todos los plazos suele darse cuando la situación económica es de incertidumbre.

Se puede dar tanto al acabar una época de gran crecimiento como cuando hay riesgo de desaceleración. Además, la influencia de los bancos centrales también tiene impacto en estos casos, sobre todo, si se espera que haya un aumento en los tipos de interés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *