Luis Merino, director de Renta Fija y Fondos Mixtos de Santalucía Asset Management, explica en este vídeo que invertir aplicando criterios ESG significa incorporar variables medioambientales, socialmente responsables y de gobernanza corporativa.

En otra reciente entrada del blog, explicábamos que la inversión de impacto es aquella  caracterizada por invertir en fondos de inversión, entidades y empresas con el objetivo de producir un impacto positivo en los planos medioambiental y social, sin perder de vista el objetivo de obtener retorno financiero. Esta estrategia de inversión pertenece a la familia de Inversiones Socialmente Responsables (ISR), que se rige por aspectos ambientales, sociales y de gobernanza, denominados criterios ASG -en sus siglas en español- o criterios ESG -en sus siglas en inglés-.

¿Qué son las inversiones basadas en criterios ESG?

Las inversiones basadas en criterios ESG o también conocida como inversión sostenible son aquellas en las que se aplican variables ambientales, sociales y de gobierno corporativo a la hora de seleccionar los activos donde se invierte.

Estos criterios de inversión ponen el foco en analizar variables que el análisis puramente financiero no tiene en consideración, pero que sin embargo pueden ser determinantes en la valoración de una inversión, no solo en el presente, sino también en el futuro. Al aplicar criterios ESG se contribuye a mejorar el binomio rentabilidad-riesgo a largo plazo.

Por tanto, este concepto se aplica en tres niveles:

  1. Factor ambiental (E): en estos criterios ESG se encuadran los criterios vinculados al cuidado y la preservación del medio ambiente y de la naturaleza como lo es el cambio climático, control de las emisiones contaminantes, escasez de recursos naturales o energías renovables.
  2. Factor Social (S): son variables relacionadas con la forma de gestión de una compañía de cara a las personas afectadas por su actividad (empleados, proveedores, población, etc.). Aspectos que se incluyen son la diversidad e igualdad laboral, condiciones de trabajo, salud, nutrición, educación, demografía…
  3. Factor gobierno corporativo (G): dentro de estos criterios ESG se incluyen los relacionados con la gestión y el liderazgo de la compañía, sus políticas internas, la retribución de sus directivos, controles internos establecidos, ética empresarial, transparencia, etc.

Invertir aplicando criterios ESG significa “incorporar variables medioambientales, socialmente responsables y de gobernanza corporativa, tanto en emisores, como en emisiones y productos”, explica Luis Merino, director de Renta Fija y Fondos Mixtos de Santalucía Asset Management, quien añade que los criterios ESG “complementan las métricas financieras en la selección de acciones, bonos y productos”.

La inversión sostenible supone un tercio de los activos globales bajo gestión, esto es, cerca de 30.700 billones de dólares en activos en los cinco principales mercados, según el informe Global Sustainable Investment Alliance.

Origen del concepto

El origen de este concepto data de la década de los 60, con la guerra de Vietnam como telón de fondo. Los estudiantes se movilizan para exigir que las carteras de inversión de las universidades dejen de invertir en compañías militares.

Fue en los 90 cuando comienza a aplicarse en la gestión de las inversiones y en 1999, se lanza el índice Dow Jones Sustainability Index.

Ya con el cambio de siglo, la ONU crea los Principios para la Inversión Responsable (UNPRI) que suponen un espaldarazo a la inversión sostenible con la aprobación de seis principios:

  1. Incorporar criterios ESG en el análisis de inversión y en los procesos de toma de decisiones.
  2. Desarrollar y participar en iniciativas sostenibles.
  3. Divulgar los criterios ESG en las sociedades en las que se invierte.
  4. Promover la aceptación e implementación de los Principios en el sector de las inversiones.
  5. Trabajar de manera colaborativa para incrementar la efectividad en la aplicación de los Principios.
  6. Presentar informes sobre estas actividades y progreso con respecto a la aplicación de los Principios.

Diferencias entre criterios ESG y criterios ISR

Al hablar de inversiones basadas en criterios ESG e ISR podemos entender que son sinónimos de un mismo tipo de inversión, pero no es así.

Según señala un documento de la escuela de finanzas Analistas Financieros Internacionales (Afi), la distinción radica en que el análisis basado en criterios ESG nace dentro la ISR como una herramienta de gestión dirigida a identificar y medir los factores de sostenibilidad de las inversiones.

Por su parte, las Inversiones Socialmente Responsables deben considerarse como un estilo de inversión que, a su vez, incluye diferentes estrategias de inversión.

Del mismo modo, las inversiones ISR pueden utilizar criterios ESG o no. De hecho, existen estrategias de inversión dentro de las ISR que no complementan necesariamente su análisis financiero con esta herramienta de gestión relativa a los criterios ESG.

En Santalucía Asset Management estamos definiendo la incorporación de los criterios ESG en la toma de decisiones de inversión. Actualmente los fondos de renta fija incluyen bonos verdes en cartera . Te invitamos a que profundices sobre qué son los bonos verdes de la mano del gestor senior de Renta Fija, Ignacio Díez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *