Aprovechando la llegada del periodo vacacional, en nuestro espacio de salud financiera vamos a hablar de chiringuitos, pero de aquellos que debes evitar: los chiringuitos financieros. Te contamos qué son, cómo evitarlos y cómo actuar si caemos en ellos.

Desde el Blog del Inversor nos adherimos a una llamada de atención que la CNMV realiza llegadas estas fechas vacacionales: el riesgo de caer en manos de un “chiringuito” financiero. El verano es un momento propicio para bajar la guardia, pero nunca en lo relativo a tus ahorros y tus prioridades de inversión ya que estas entidades son muy activas en zonas turísticas del litoral español e, históricamente, son los lugares seleccionados por algunas entidades no registradas para desplegar sus actividades fraudulentas.

A la hora de invertir es fundamental tomar medidas preventivas, pero más aún si se trata de evitar estos “chiringuitos financieros”. Te vamos a explicar qué son, cómo detectarlos y cómo actuar si caes en ellos.  Lo principal es confirmar que la empresa en cuestión cumple con todos los requisitos legales y, sobre todo, desconfiar de quienes nos ofrecen una rentabilidad muy superior a la del mercado.

¿Qué son los chiringuitos financieros?

Según la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los “chiringuitos” financieros son entidades que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar registradas en la autoridad supervisora correspondiente (CNMV en el caso de España). Por lo tanto, no están autorizadas para operar en el mercado.

El riesgo de estas entidades radica en que, en la mayoría de los casos, la aparente prestación de tales servicios es sólo una tapadera para apropiarse del capital de sus víctimas, con la promesa de que lograrán una alta rentabilidad con la inversión de sus ahorros. Y, aunque, a veces, se puedan recibir resultados positivos durante los primeros meses, luego la empresa desaparece y no devuelve el dinero a sus clientes.

¿Cómo actúan los chiringuitos financieros?

Los chiringuitos financieros actúan prometiendo la obtención de rentabilidades elevadas, superiores a las que ofrecen las empresas legales y el mercado en general en ese momento.

También utilizan diferentes tácticas para la captación de clientes, caracterizadas por su insistencia y presión a la hora de que el cliente tome la decisión de invertir. Además, las operaciones que llevan a cabo no se justifican a los clientes, lo que finalmente lleva a la pérdida de los ahorros.

Medidas para evitar caer en chiringuitos financieros

La CNMV tiene un decálogo de medidas y recomendaciones que te sintetizamos a continuación:

  1. Verificar que la entidad está autorizada y que la empresa no ha sido objeto de advertencia por parte de la CNMV ni de otros supervisores. En caso de duda, este dato se puede consultar directamente en la CNMV.
  2. Tener siempre presente que estos chiringuitos son peligrosos y que intentan engañar. Ante la duda, se debe mantener una actitud activa, preguntar sobre las características del servicio y de la inversión propuesta. Además, se debe pedir la información por escrito.
  3. Desconfiar de forma inmediata ante las siguientes señales de alarma y técnicas frecuentes:
    • Llamadas o correos inesperados.
    • Urgencia de la inversión.
    • Afinidad personal.
    • Bonificaciones de entrada.
    • Esquemas piramidales en los que le pidan que también capte clientes.
    • Presión psicológica tendente a que adopte una decisión inmediata.
    • Mención o utilización del logo de la CNMV (la CNMV nunca invita o promueve realizar una inversión).
  1. Atención al fraude que se realiza a través de Internet y de las redes sociales. Algunas páginas web pueden ser muy sofisticadas, pero hay que mantenerse alerta con respecto a las ofertas que llegan y no se han solicitado a través de las redes sociales.
  2. Desconfiar de las altas rentabilidades sin riesgo y los productos complejos. No se debe invertir en lo que no se comprende.
  3. Prestar atención a comisiones y gastos.
  4. Asegurarse de que los productos ofrecidos existen. Y contrastar la información.
  5. Desconfiar si los intermediarios financieros autorizados no le solicitan información: los intermediarios financieros autorizados que le ofrezcan un producto deben evaluar su conveniencia (experiencia y conocimientos) y/o idoneidad (experiencia y conocimientos, situación financiera y objetivos de inversión) a través de un perfil o cuestionario.
  6. Si en algún momento, como cliente, solicita y no logra que le devuelvan el dinero, no se debe continuar haciendo aportaciones.
  7. Poner en conocimiento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores cualquier incidente sospechoso de fraude. Y, si se ha sido objeto de una estafa, se debe denunciar lo ocurrido en la Policía o el Juzgado correspondiente.

¿Cómo puedo identificar estos chiringuitos financieros?

Según alerta la CNMV, la forma de actuar es, casi siempre, la misma. En primer lugar, llaman o contactan por correo electrónico para tantear a los clientes, presentándose como entidades autorizadas. A continuación, realizan un segundo contacto para ofrecer productos financieros con una propuesta clara de inversión.

Cuando ya se ha captado al cliente con técnicas agresivas, la transacción se lleva a cabo. Los métodos que utilizan para cerrar este negocio fraudulento son invitaciones a reuniones “sin compromiso” o a jornadas informativas en hoteles donde se encuentran los potenciales clientes.

En muchas ocasiones, se ganan la confianza de los clientes hablando en su idioma a través de páginas web atractivas y con abundante información, que muestra las empresas cotizadas con las que supuestamente trabajan.

¿Qué hacer si se es víctima de un chiringuito financiero?

Lo principal en estos casos es denunciar, intentando aportar toda la documentación posible. Además, es muy importante no seguir aportando dinero a esta inversión.

En estos casos, se debe solicitar información detallada a la entidad inversora y, si existen señales de alarma – que no se pueda contactar con la persona que vendió la inversión, no se recibe información o esta no es clara y completa – se debe solicitar la devolución del dinero. Además, en caso de no recibir el dinero, se debe insistir y avisar con que se acudirá a las autoridades.

Y, aunque ya lo adelantábamos, en todos los casos, incluso cuando se recibe el dinero (aunque, en la mayoría de las ocasiones, no se llega a recuperar lo invertido, pese a las labores realizadas por las autoridades), siempre se debe poner en conocimiento de la CNMV y denunciarlo.

Esperamos que esta información te ayude a mejorar tu salud financiera y a evitar coger atajos a la hora de invertir por los riesgos que puede suponer caer en manos inadecuadas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *