El gestor senior de Renta Variable de Santalucía Asset Management, Beltrán Palazuelo, explica qué está pasando con el crudo, cuya cotización ha alcanzado en esta crisis el mínimo de 20 dólares. También repasa las expectativas de recuperación, así como las compañías que más se beneficiarán.

Desde que a principios de año la epidemia de la COVID-19 se convirtiera en pandemia, el precio del petróleo ha caído un 30% en el mercado. Beltrán Palazuelo, gestor senior de Renta Variable de Santalucía Asset Management, analiza qué está pasando con esta materia prima que “está viviendo momentos extraordinarios”.

Antes de la crisis sanitaria, los países producían y consumían alrededor de unos 100 millones de barriles de petróleo al día. Una demanda que se ha visto reducida “drásticamente” en unos 30 millones de barriles/día entre los meses de abril y mayo, lo que ha provocado que el petróleo pase de cotizar entre 60 y 65 dólares a cotizar “en momentos críticos” por debajo de los 20 dólares.

Origen de la bajada del precio del petróleo

Ante la caída de la demanda que se iniciaba por la extensión de la crisis sanitaria, Arabia Saudí planteó a los países miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) llevar a cabo un recorte adicional en su producción en 1,5 millones de barriles diarios. La petición fue rechazada por Rusia, provocando el recorte en los precios oficiales del crudo por parte de los saudíes, así como el aumento del suministro del petróleo. Esta situación tensa entre ambas naciones llevó a que el crudo tocase mínimos de 31 dólares.

Ya con la epidemia convertida en pandemia, la cotización siguió cayendo . Sin embargo, pese a esta situación, “en el medio-largo plazo, una vez que las economías vuelvan a caminar y el sector aéreo acompañe un poco, en 18-24 meses el consumo volverá a recuperar niveles normales y alcanzará los 100 millones de barriles diarios, lo que llevará al precio a recuperar sus niveles pasados”, prevé el gestor de fondos de inversión en Renta Variable.

Efecto de esta coyuntura en los fondos de inversión

En Santalucía Asset Management, esta situación “anómala” del mercado del petróleo se está aprovechando con “mucho análisis y visión de largo plazo”. En opinión de Beltrán Palazuelo, “para que el precio del petróleo entre en equilibrio a medio y largo plazo, el precio del barril debería situarse entre 60 y 65 dólares”.

Tomando como referencia ese nivel, algunas empresas se van a ver “muy beneficiadas de un precio de equilibrio en esa cota”. Es el caso de algunas compañías que ya se tenían en cartera en los fondos de inversión ibéricos de Santalucía Asset Management, y que, en algunos casos, se ha aprovechado la coyuntura para aumentar la participación, como la petrolera Galp, la productora de OCTG Premium Tubacex o la ingeniería especializada en plantas de refino Técnicas Reunidas. De la misma forma, en los fondos europeos se ha aumentado o comprado, en otros casos, posiciones en distintas compañías, como en la petrolera integrada Royal Dutch Shell, Eni,  Total Fina, o el productor  de OCTG de Carbono, Tenaris, que tiene un “magnífico equipo gestor y balance”.

En cuanto el mercado se active, “todas estas empresas se van a ver beneficiadas tremendamente y creemos que la rentabilidad potencial de las compañías citadas irá en una horquilla de entre el 60% y 100% a tres años vista”, concluye Beltrán Palazuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *