Un informe de la CNMV constata que la mayoría de los índices acumulan revalorizaciones en el año que compensan las pérdidas del ejercicio anterior.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha publicado su Boletín trimestral correspondiente al segundo trimestre de 2019, en el que se analiza la evolución de los mercados financieros de los últimos meses. En el documento se analiza la evolución de los indicadores nacionales e internacionales más relevantes para el sector financiero durante los últimos meses.

Evolución de los mercados financieros, segundo trimestre de 2019

Destaca la revalorización de las cotizaciones bursátiles en los mercados internacionales de renta variable más relevantes, que se prolongó hasta abril.  A partir de ese momento, las expectativas positivas de los primeros meses se disiparon parcialmente como consecuencia del recrudecimiento de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China, el incremento de las dudas sobre el crecimiento económico de la zona euro y el nuevo rumbo de la política monetaria del BCE, además del desafío pendiente del brexit, a lo que se añadieron -en la última parte del segundo trimestre- las tensiones geopolíticas en Oriente Medio. A pesar de ello, según señala la CNMV, la mayoría de los índices acumulan revalorizaciones en el año que compensan las pérdidas del ejercicio anterior.

En los mercados internacionales de deuda, a pesar de las expectativas iniciales que parecían descartar nuevos descensos de los tipos de interés, la consideración como activo refugio de muchos de estos activos en los primeros meses del año y el posterior anuncio del BCE relacionado con su disposición a rebajar los tipos de interés de nuevo, así como a adoptar otro tipo de medidas de política monetaria, dieron lugar a nuevos descensos de las rentabilidades de los activos de deuda. En el caso del bono soberano a diez años en EE.UU., este descenso fue de 69 p.b hasta el 2% y de 57 p.b. hasta el -0,33% en el caso del bono alemán, al intensificarse la demanda de bonos y, en consecuencia, su valor.

El informe también pone el foco en España y confirma que la evolución de los mercados financieros domésticos  ha sido, en términos generales, similar a la observada en otros mercados financieros europeos, siendo la diferencia más relevante la menor revalorización de las cotizaciones bursátiles (el Ibex 35 se ha incrementado un 7,7% en el primer semestre del año frente a variaciones superiores al 15% en muchos índices europeos) que se explica por el bajo nivel de las cotizaciones bancarias y el mantenimiento de algunas incertidumbres políticas domésticas.

Por su parte, la rentabilidad del bono de deuda pública disminuyó, de forma más intensa en junio, tras las declaraciones del Banco Central Europeo (BCE), hasta finalizar la primera parte del año en el 0,40% (103 p.b. menos que a finales de 2018).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *