Descubre en qué consiste la gestión activa, cuál es su objetivo y las ventajas que tiene este método inversor.

Los fondos de inversión son un vehículo de ahorro a largo plazo que cada vez tiene más presencia entre los activos financieros de los hogares españoles ya que es un producto con liquidez (se puede desinvertir cuando se desee), sin peaje fiscal (se puede traspasar el ahorro de un fondo a otro sin tributar por las ganancias) y hay un gran abanico donde elegir (según el perfil de riesgo y el horizonte temporal de la inversión).

A la hora de gestionarlos existen dos estilos de gestión: la gestión activa, que implica  tomar decisiones de inversión en base al análisis de compañías y mercados por parte de un equipo gestor y cuyo objetivo es batir al mercado, y la gestión pasiva, donde no se toman decisiones de inversión, sino que se replica un índice de referencia, y su objetivo generar la misma rentabilidad.

En Santalucía Asset Management somos defensores de la gestión activa como estrategia para maximizar el valor de nuestro ahorro en el largo plazo.

Gestión activa: ¿qué es?

Es una estrategia que consiste en tomar decisiones de inversión frente al índice de referencia escogido con el objetivo de batir al mismo en un horizonte temporal de medio/largo plazo (a partir de 3 años).

El vehículo más utilizado para implementar la gestión activa es el fondo de inversión.

Objetivo de los fondos de inversión de gestión activa

El objetivo de los gestores es batir a su índice de referencia, como, por ejemplo, nuestro fondo de inversión Santalucía Espabolsa, de renta variable española, cuyo objetivo es batir al el Ibex35, que agrupa a las 35 empresas con mayor capitalización bursátil que cotizan en nuestro país.

El análisis fundamental en la gestión

El proceso de selección de las compañías que forman parte de la cartera de un fondo de inversión está basado en la metodología de análisis fundamental.

A partir de este análisis, el equipo gestor determina el valor potencial de una compañía y, en base a su cotización actual en el mercado de renta variable, toma decisiones de compra o venta. Las compañías adquiridas suelen tener un potencial de revalorización medio del 30% en los próximos 3 años.

A su vez, el equipo de inversión gestiona los riesgos para minimizar eventuales caídas de los mercados.

Conclusiones clave

  • La gestión activa requiere de un estudio exhaustivo de las compañías, no solo en el momento de la adquisición, sino a lo largo de la vida de la inversión.
  • La gestión activa busca generar rentabilidades positivas frente al índice de referencia en un horizonte temporal de medio/largo plazo.

Ventajas de la gestión activa

Los fondos de inversión que siguen estrategias de gestión activa, generalmente, generan rentabilidades superiores a las de sus índices de referencia con niveles de riesgo inferiores a los mismos en el largo plazo.

Enumeremos las ventajas de la gestión activa:

  1. Alineación de interés entre gestor e inversor.
  2. La gestión activa permite sortear los momentos de mayor volatilidad en el mercado.

Mayor potencial de revalorización en el largo plazo para los fondos de inversión de gestión activa, que para aquellos que se gestionan de forma pasiva.

Si sabes ahorrar, en Santalucía Asset Management sabemos invertir, contamos con una larga trayectoria. Conoce nuestros fondos de inversión y comprueba la rentabilidad histórica de nuestros fondos de inversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *